Slow Design

En este espacio te quiero contar qué es para mí el Slow Design y cómo lo aplicamos en Quica. 

El Slow Design es parte del movimiento lento. Para algunos autores el movimiento lento se trata de una forma de entender nuestra realidad, es una corriente ideológica y práctica que busca desacelerar el ritmo de vida vertiginoso en el que casi todos estamos inmersos hoy por hoy. Esto se aplica a nuestra forma de trabajar, a lo que consumimos, a cómo nos relacionamos con otras personas y al tiempo que dedicamos para nuestro cuidado y crecimiento personal. Hoy podemos escuchar hablar del movimiento lento con respecto a la comida, el diseño, la urbanización, la indumentaria, el arte, la educación y hasta el sexo. Yo no creo que sea una moda pasajera, creo que es una filosofía de vida que llegó para quedarse y que todo el que quiera puede incorporarla en su vida a su medida.

Desde mi punto de vista, el Slow Design procura que tanto la creación como el consumo de productos sea más consciente y respetuoso, no sólo desde el punto de vista ambiental sino también social. Ya no importa únicamente si mi producto es sustentable y amigable con el medio ambiente, también importa la cadena de personas que están involucradas en su proceso hasta que llega a mis manos.

El proceso de diseño debe ser reflexivo y cauteloso; hay que darle a cada etapa de proyecto el tiempo necesario, disfrutándolo, cuidando los detalles y sin perder de vista para quién diseñamos, qué necesidades reales tiene y cómo podemos cubrirlas. Se proyecta teniendo en cuenta una visión global, sustentable y a largo plazo. Cuando me siento a diseñar me fijo que el producto final sea funcional, atemporal y de buena calidad para que su vida útil sea prolongada, el objetivo es crear productos que puedan pasar de generación en generación.

En el proceso productivo procuraremos generar el menor impacto posible en el medio ambiente, si se generan sobrantes o residuos de la producción es nuestra responsabilidad buscar la posibilidad de reciclarlos e intentar disminuirlos al máximo. La elección de materiales e insumos es tan importante como el trayecto que estos recorren y la forma en que lo hacen para llegar a nosotros. Siempre que se puedan resolver nuestras necesidades en el ámbito local es sabio hacerlo.

Estoy convencida que trabajar bajo los principios del Slow Design es el camino correcto para la generación de ideas sólidas y poder aportar nuestro granito de arena.

-

Si te interesa saber más del movimiento lento te invito a leer el artículo "Slow life a medida" en mi blog personal www.elinneiorgov.com

-

¡Que pases lindo!
Saludos,
Elinne